Summa Factoring


 
Tel-Fax: +598
29009290*
   summa@summa.com.uy 

 

 
 
Normativa Uruguaya

El factoring se encuentra regido por la ley N° 17.202 del 24/09/99. En su artículo 45 dicha ley establece que el factoring es:
La actividad financiera que consiste en adquirir créditos provenientes de ventas de bienes muebles, de prestación de servicios o de realización de obras, otorgando anticipos sobre tales créditos y asumiendo o no sus riesgos. La expresada actividad podrá ser complementada con servicios como los de la gestión de cobro de los créditos o la asistencia técnica, comercial o administrativa a los cedentes de los créditos aquí referidos. Los créditos deben provenir del giro habitual de los cedentes.En los contratos de factoraje será válida la cláusula por la que se pacte la cesión global, de parte o de todos los créditos del cedente, tanto existentes como futuros. En este último caso se requerirá que tales créditos futuros sean determinables. También podrá convenirse que el acuerdo de cesión de los créditos futuros a favor de la empresa de factoraje sea título suficiente de transmisión.

Notificación

El artículo 46 de la ley dice:
La cesión global de todos o de parte de los créditos del cedente con sus garantías otorgada en favor de una empresa de factoraje a causa de un convenio de factoraje, podrá efectuarse válidamente y notificarse por cualquiera de las formas previstas por los artículos 33 y 34 del Título V de la presente ley.

El artículo 34 de la ley dice:
Los deudores de los créditos (...) podrán ser notificados por telegrama colacionado o cualquier otro medio hábil, (...) sin requerirse la exhibición del título a que refiere el inciso segundo del artículo 1757 del Código Civil. La fecha de las notificaciones se podrá probar por todos los medios de prueba admitidos por nuestra legislación.

Publicidad y Formalidad

El negocio de factoraje carece de publicidad alguna (registro) y, a su vez, la ley no exige que tenga fecha cierta o comprobada. Por lo tanto, las partes contratantes deciden libremente la forma del contrato y la forma de notificación al deudor, asumiendo las consecuencias de su accionar.